jueves, 8 de noviembre de 2018

Crisis Europa 2019: El crecimiento de la zona euro se reduce a un mínimo de cuatro años

¿Se avecina una nueva crisis? ¿Cuál será la próxima crisis económica mundial? - El crecimiento económico en la eurozona ha caído a su ritmo más lento en más de cuatro años, e Italia no está creciendo en absoluto, según las cifras publicadas el martes. Es probable que la instantánea agudice las divisiones políticas en la Unión Europea y haga que la región sea más vulnerable a las fuerzas que sacuden los mercados financieros.

crisis Europa 2019

La eurozona creció un 0,2% entre julio y septiembre en comparación con el trimestre anterior, según la agencia de estadísticas de la Unión Europea. Por separado, la oficina de estadísticas del gobierno de Italia dijo que el crecimiento durante el tercer trimestre fue cero debido a la caída de la industria manufacturera.

Ambos números fueron inesperadamente pobres. El crecimiento de la zona euro en el trimestre fue solo la mitad de rápido que en los tres meses anteriores, y la tasa de crecimiento ha caído en cada uno de los últimos tres trimestres.

El estancamiento de Italia probablemente agudice la disputa entre el gobierno populista en Roma y los funcionarios en Bruselas. La Comisión Europea ha dicho que el presupuesto propuesto por Italia, lleno de programas de asistencia social financiados con deuda, limita los límites de gasto que los países de la Unión Europea deben observar.

Una de las críticas de la Comisión Europea al presupuesto italiano es que se basó en estimaciones demasiado optimistas del crecimiento económico futuro. Ahora esas estimaciones parecen aún menos realistas.

Los inversores registraron su decepción al subir la tasa de interés del mercado de los bonos del gobierno italiano el martes. Eso solo amplificará los problemas del país.

Las tasas de los bonos del gobierno sirven como puntos de referencia para las tasas que los italianos pagan en préstamos comerciales o de consumo. Las tasas más altas reducirán el gasto y conducirán a un crecimiento aún más lento.

"Es un ciclo contraproducente", dijo Lorenzo Codogno, economista jefe de LC Macro Advisors en Londres. "El gobierno se está disparando en el pie".

Pero el Sr. Codogno dijo que dudaba que los partidos populistas que gobiernan Italia se retiraran de sus promesas de campaña, como el aumento de las pensiones. Para ello, dijo, "sería un suicidio político".

Italia no es el único país en la eurozona que enfrenta inestabilidad política.

Alemania se enfrenta a una difícil transición después de que Angela Merkel, la canciller durante 13 años, dijo el lunes que renunciaría al liderazgo de su partido conservador en diciembre y no buscaría su reelección en 2021. El sorprendente anuncio se produjo después de las elecciones en el estado de Hesse subrayó la migración de los votantes de los partidos centristas a los partidos de la extrema izquierda y la extrema derecha.

La cifra de crecimiento de la eurozona publicada el martes fue una primera estimación y no contenía detalles sobre qué sectores llevaron a la desaceleración. Aún así, las causas son bastante obvias.

Incluyen la perspectiva de que la separación de Gran Bretaña de la Unión Europea será perjudicial; una guerra comercial con los Estados Unidos que ha interferido con el comercio transatlántico; y el aumento de las tasas de interés a medida que los bancos centrales hacen retroceder los programas de estímulo que utilizaron para combatir la última crisis financiera.

Esos riesgos se están acumulando al mismo tiempo que los mercados financieros están inusualmente nerviosos. Las fluctuaciones diarias en los precios de acciones, bonos, divisas y materias primas como el oro y el cobre se encuentran en sus niveles más extremos desde 2008, cuando comenzó la última crisis financiera mundial, según datos compilados por analistas del banco alemán Berenberg.

El único punto brillante en las cifras del martes fue Francia, que registró un crecimiento del 0,4% con respecto al trimestre anterior. Pero, después de dos trimestres más débiles, incluso ese resultado superior al promedio no fue suficiente para alcanzar el ritmo de expansión del 1,7% que el economista dice que el presidente Emmanuel Macron necesita para validar su programa de reformas favorables a los negocios.

Las reformas aún no han generado ganancias económicas o creación de empleo generalizadas, lo que perjudica la popularidad de Macron entre los votantes . El gobierno necesita que la economía se expanda alrededor de un 1,7% en cada uno de los próximos cuatro años si se quiere mantener el compromiso de reducir el desempleo al 7 por ciento, desde más del 9% de hoy, para las próximas elecciones presidenciales, dicen los economistas.

El crecimiento decepcionante en la zona euro en su conjunto se debió en parte a factores que no es probable que se repitan, lo que deja espacio para la esperanza de que el crecimiento repunte hacia el final del año.

Por ejemplo, las ventas de automóviles en Europa cayeron un 24% en septiembre mientras los fabricantes de automóviles luchaban por cumplir con los nuevos estándares de emisiones más estrictos. Los automóviles tardaron en llegar a los concesionarios debido a los retrasos en conseguir que los reguladores certifiquen los vehículos para la venta. Fabricantes como BMW y Daimler también han quedado atrapados en el fuego cruzado de la guerra comercial del presidente Trump con China.

La desaceleración en la industria automotriz se extendió por la zona euro y fue probablemente más pronunciada en Alemania, la mayor economía y motor de crecimiento del continente. Según la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles, los registros de nuevos Volkswagen disminuyeron casi a la mitad en septiembre. La empresa al menos perdió temporalmente su estatus de larga data como el mayor fabricante de automóviles del Continente para PSA de Francia, el fabricante de automóviles Peugeot y Citroën.

El freno en el crecimiento causado por la industria automotriz debería disiparse pronto, "y es probable que la economía del euro vuelva a crecer con más fuerza", dijo Christoph Weil, economista de Commerzbank en Frankfurt, en una nota a los clientes el martes.

Pero se mantendrán muchos otros riesgos, especialmente Italia y un gobierno visto por los inversores como imprudente y decidido a desafiar a Bruselas. La última pregunta que enfrentan la eurozona, y el mundo en realidad, es si los problemas de Italia y los temblores en los mercados financieros señalan otra crisis.

Bernd Meyer, estratega en jefe para la gestión de activos y riqueza en Berenberg, señaló que los precios de las acciones tecnológicas o de bienes raíces no se encontraban en los niveles extremos que precedieron a las crisis anteriores.

Durante una reunión con reporteros el martes, el Sr. Meyer argumentó que la presión del mercado en Italia eventualmente obligará al gobierno a ceder en sus planes de gasto. Pero, agregó, "solo retrocederán cuando estén mirando al abismo".

Otros son menos optimistas acerca de las perspectivas de la eurozona. Nicola Nobile, economista principal de Oxford Economics, una firma de consultoría, señaló que la encuesta de la Comisión Europea sobre el sentimiento económico también cayó el martes, aunque se mantiene muy por encima de los niveles de crisis.

"Las encuestas recientes", dijo el Sr. Nobile en una nota a los clientes, "están pintando una imagen bastante sombría del crecimiento de la eurozona".

Fuentes:
Por Jack Ewing - The New York Times.
Liz Alderman contribuyó reportando desde París.

No hay comentarios:

Publicar un comentario